Cuidamos de Tu Agua

Cuidamos de Tu Agua

CUIDAMOS DE TU AGUA

EMASESA, como empresa pública responsable de la gestión del ciclo integral del agua, considera la Calidad en la prestación de sus servicios como factor clave.  Somos conscientes de la importancia del control de calidad como elemento principal en nuestro compromiso con las personas y el medio ambiente.

Trabajamos día a día para garantizar que los servicios que prestamos responden a las máximas exigencias establecidas en las leyes, normas y reglamentos. Para ello, EMASESA cuenta con un completo programa de control de calidad que incluye todo el proceso desde su origen hasta el punto final, iniciando la vigilancia analítica de la calidad del agua en los embalses, continuando en la estación de tratamiento de agua potable (ETAP) de El Carambolo y terminando en el abastecimiento hasta el grifo del consumidor.

EMASESA dispone de un Programa de Alerta Temprana y Vigilancia en embalses, que permite la captación del agua con las mejores condiciones para su potabilización. Realiza controles en las distintas etapas del proceso de potabilización recibido en la ETAP, para garantizar la eliminación de todos los elementos y microorganismos que exige la normativa en vigor.

Y finalmente, cumple con el Protocolo de Autocontrol y Gestión del Abastecimiento, elaborado de acuerdo al “Programa de Vigilancia y Control de Calidad del Agua de Consumo de la Junta de Andalucía” y el “Real Decreto 140/2003, por el que se establecen los criterios sanitarios de la calidad del agua de consumo humano”. En dicho protocolo se fijan los puntos que se van a estudiar, la frecuencia y los parámetros que se van a analizar, para garantizar el cumplimiento de la normativa y la máxima calidad del agua suministrada.

En este sentido, EMASESA cuenta con más de 200 puntos de control establecidos en la Red de Abastecimiento que se analizan de forma sistemática en Sevilla y su área metropolitana. Entre ellos, dispone de 24 Estaciones de Control de Calidad con medidas en continuo de la calidad del agua de la red, otros 24 medidores de cloro en continuo en los Depósitos de Distribución, 90 puntos fijos representativos de la calidad del agua abastecida, así como más de 100 puntos de muestreo situados en determinadas ubicaciones que permiten obtener un análisis pormenorizado de la calidad del agua suministrada a la ciudadanía en toda la red.

Los análisis realizados permiten disponer de datos de calidad del agua diariamente y suponen un total de más de 150.000 análisis al año, un número que supera ampliamente los mínimos establecidos en la legislación, pero que se ajusta a los estándares de calidad que nuestra empresa considera adecuados, y así ha sido reconocido por la autoridad sanitaria competente.

¿Qué parámetros se analizan y cómo?

Los parámetros físico-químicos  analizados van desde el cloro  (garantía de la correcta desinfección del agua),  pH (medida de la acidez del agua), conductividad (indicador salino) y turbidez y color (indicador de la correcta clarificación del agua) hasta otros parámetros necesarios para garantizar la calidad como son: amonio,  oxidabilidad, alcalinidad, carbono orgánico, aniones (cloruros, nitritos, nitratos, ortofosfatos, cianuros, fluoruros, cloritos, cloratos, bromatos, sulfatos), cationes (calcio, magnesio, sodio, potasio y el cálculo de la dureza del agua) y metales (hierro, manganeso, aluminio, cromo, niquel, plomo, cadmio, etc.).

Los Indicadores microbiológicos analizados permiten garantizar la ausencia de cualquier tipo de microorganismo perjudicial para la salud del consumidor. Así descartamos la posibilidad de que bacterias, virus o parásitos puedan desarrollarse en la red de distribución y alterar la calidad del agua de consumo humano.

Para el seguimiento del Control de Calidad, además, los laboratorios cuentan con un área de cromatografía donde se analizan moléculas orgánicas contaminantes, como pesticidas, hidrocarburos aromáticos, compuestos volátiles y otras que pueden tener funciones que alteren el sistema endocrino. También se mantiene un control sobre aquellas sustancias que de forma natural (procedentes de crecimientos de algas en los embalses) podrían alterar la calidad organoléptica del agua (su olor y sabor).

Para estos controles, EMASESA cuenta con Laboratorios propios en los que trabajan más de 20 personas, cubriendo las diferentes áreas técnicas, tanto físico-químico como microbiológica. Laboratorios cuya capacidad técnica viene avalada desde 2003 por la ACREDITACION según la norma internacional UNE-EN ISO 17025, estándar de calidad más exigente para laboratorios y siendo la herramienta que permite avalar ante terceros los resultados obtenidos. Bajo esa norma se realizan más de 140 parámetros en agua de consumo, pudiendo consultarlos en la página de ENAC (Acreditación nº 389/LE822).

Como complemento y mejora añadida, EMASESA tiene implantado un Plan de Seguridad del Agua, basado en una evaluación y gestión global del riesgo, que abarca todas las etapas que componen el Sistema General de Abastecimiento desde la captación al punto de entrega al usuario. Este sistema está certificado según la norma ISO 22000, de seguridad alimentaria, y permite asegurar la inocuidad del agua abastecida.

Desde EMASESA apostamos por dar información a los usuarios de manera periódica sobre la calidad de las aguas suministradas. Para ello publicamos en la web de manera mensual un informe completo con los parámetros analizados, comparados con los máximos permitidos, siendo siempre los resultados muy favorables. Además incluimos en SINAC (http://sinac.msc.es/SinacV2/) información actualizada sobre los análisis más recientes realizados en cada zona de abastecimiento, según recoge el Ministerio de Sanidad.

Con esta Certificación y alcances de Acreditación, EMASESA se posiciona entre las primeras empresas del sector a nivel europeo, al disponer de un Sistema de Gestión de la Seguridad Alimentaria que permite ofrecer la mayor garantía “posible” de CALIDAD, SALUBRIDAD e INOCUIDAD del agua distribuida para el consumo humano.

Emasesa - Inmersión en laboratorios